Finalmente sucedió. Llegó el día en el cual mi antiguo teléfono, un Samsung Galaxy S3, simplemente ya no daría más. Junto con él, me di a la tarea de buscar un remplazo y termine de una manera u otra con AT&T. Esta es mi experiencia.

Mi antiguo teléfono dio mucho durante los últimos cuatro años. Sin embargo, ya sabía que era cuestión de tiempo para que fallará de forma definitiva. Eso a pesar de lo mucho que intenté alargar su vida útil.

Pero extender su vida cambiando hardware ya no justificaba el precio.

Era hora de renovarse. Y yo ya tenía un candidato al cual le había puesto el ojo: El Xperia E5 de Sony.

Por supuesto, lo que necesitaba era un reemplazo que pudiera adquirir rápido y dentro de un presupuesto aceptable. Que no estuviera atado a alguna compañía.

Libre era la palabra clave.

La última vez que adquirí un teléfono, tuve que cambiar de número ya que el recuperar el anterior era algo… complicado. Además, no tenía tanta relevancia en ese entonces.

Esta vez, las cosas eran un poco diferentes. Mantener el número era importante.

El Xperia E5 de Sony, supuestamente libre

La investigación que pude hacer, a las carreras, me habia llevado a decidirme por este teléfono en especial. Dentro de mi presupuesto y con una opción libre. Lo cual significaba de que podía tenerlo sin las molestas aplicaciones adicionales de Telcel.

Sin embargo, como siempre, hubo una sorpresa inesperada: Este venia ya con un chip de AT&T.

No me interesaba ese número. Pero me indicaron que el teléfono era libre. Así que no dude mucho y continúe.

Pero como todo, algunas veces simplemente abres una caja de pandora sin realmente buscarlo.

Primer Problema: Tamaño del Chip SIM

Cuatro años es mucho tiempo en términos de avances tecnológicos. Durante ese tiempo, nuevos tamaños de chips SIM fueron introducidos. En especial el Nano SIM.

Cuando recibí el Galaxy S3, todavía usaba el Mini SIM. Por lo cual no pude hacer una prueba rápida para saber si funcionaba.

Investigando un poco, es que descubrí que ello se podía solucionar fácilmente. Solo necesitaba que alguien cortara el chip para transformarlo.

No sonaba tan mal.

Pero ahí comenzó una debacle. No encontraba quien tuviera la famosa cortadora en la ciudad. Después de visitar varios lugares, finalmente di con alguien que la tenía.

Al parecer ya no es tan normal que se haga. Y aprendí porque.

El problema de cortar un chip para hacerlo Nano SIM es que muchas cosas podían salir mal. Algunos me advirtieron que “podría no funcionar”. Pero al menos debía de darle una oportunidad.

En mi caso, fue un desastre.

El chip básicamente se salió de su contenedor de plástico. Quien me lo cortó intentó repararlo y pegarlo de nueva cuenta, pero yo ya sabía que eso eran terribles noticias. El chip simplemente no funcionó cuando lo probé.

Ese era el riesgo, pero había que intentarlo.

Recuperando el Número en el Centro de Atención a Clientes de Telcel

En la primera oportunidad que tuve, acudí a un centro de atención para tratar de recuperar el número de Telcel del chip. El proceso fue realmente sencillo y sin complicaciones.

Por supuesto, yo ya iba preparado.

En mi caso, tenía la fecha de la última recarga. Ese es uno de los requisitos para poder recuperar tu número telefónico. Hay otros métodos, pero no los discutiré hoy.

El nuevo chip me costo $116 pesos. Un poco más de lo que esperaba. Pero esta era una cuota que estaba casi obligado a pagar para tenerlo.

Con el teléfono previo muerto y el nuevo incompatible. ¿Qué me quedaba? Era recuperar el número o morir en el intento.

Segundo Problema: Obteniendo un número de desbloqueo para el Xperia

Para mi desgracia, el Xperia E5 no venía realmente libre. Aunque era posible liberarlo sin muchos problemas. O al menos eso es lo que alcance a investigar.

Cuando intente hacer uso del chip de Telcel, me lleve la sorpresa de que debía de desbloquearlo primero. Por fortuna parecía un problema menor. Solo había que solicitar un código para hacerlo.

Intentar obtener este dato en línea fue… infructuoso.

Tuve que buscar ayuda de un ejecutivo de AT&T  para poder hacer el trámite.

Incluso en ese momento me activaron el número que me habían dado. El que pensaba desechar. Lo irónico es que terminaría siendo importante el tenerlo activado.

Lo único que realmente necesite fue demostrar que el equipo ya estaba pagado. Con ello, no había nada que impidiera que lo desbloquearan.

Pero tenía que esperar al menos siete días antes de recibir el código. Ya habían pasado al menos un par de días, por lo cual una semana no era la gran cosa.

Pasan dos semanas y nada.

En teoría debió haber llegado un correo electrónico con los datos necesarios. Pero después de dos semanas, nada.

Tuve que regresar y preguntar. Es cuando me dijeron algo que bien pudieron hacerlo desde el principio: Que podía hacerlo el mismo día en otro centro de atención.

De haber sabido eso desde un principio… no hubiera esperado dos semanas en vano para que me lo dijeran. ¿Por qué se esperaron tanto? Solo me hicieron dar vueltas de a gratis.

Tercer Problema: El Código no quería Funcionar. Strike Final

La gran ventaja de que te atienda un ejecutivo en un centro de atención de AT&T es que te pueden hacer prácticamente todo al momento.

Si me hubieran dicho en donde estaba dicho lugar desde antes, me hubiera ahorrado un par de semanas. Al menos.

Pero como se dice: “Los hubiera no existen”.

Obtener el código que necesitaba para liberar el Xperia E5 fue lo sencillo. Cuando intentamos usarlo, pues… resultó que no era.

Había algún tipo de problema con este. Posiblemente Sony no lo aportó de forma correcta. Tenía la opción de intentar obtener otro código, pero eso significaba volver a esperar.

Eso ya no era una opción.

Transfiriendo el Número de Telcel a AT&T

El transferir un número de una compañía a otra es algo realmente sencillo.

Sin embargo, requieres tener tu chip actual a la mano y un número temporal el cual servirá de receptor.

El trámite no cuesta nada y se realiza en 24 horas.

En mi caso, yo ya me había hecho del Nano SIM que necesitaría para poder realizar el trámite de transferencia. De lo contrario, hubiera necesitado de dar otra vuelta más.

Tras una llamada y obtener el PIN para desbloquear, solo tuve que esperar a recibir un mensaje para confirmar que quería hacer el movimiento. Tras 24 horas estuvo listo.

Sin mayores complicaciones.

Eso sí, el teléfono todavía me muestra el antiguo número. Mientras que no es un gran problema, si puede causar un poco de incertidumbre ya que jamás se te confirma que la transferencia ya está hecha.

Problemas menores, pero que pueden confundir.

Conclusiones sobre la transferencia a AT&T

Todo el proceso fue innecesariamente largo, aunque fácil.

Hay mucha falta de información en algunas cosas, pero se subsana teniendo que acudir físicamente a los centros de atención.

Personalmente, tratar de contactar a una persona mediante los centros de atención telefónica de AT&T fue excesivamente difícil.

Me hubiera encantado ahorrarme vueltas realizando algunas llamadas. Pero a cualquier número de  AT&T que marcará, solo me contestaban máquinas y ninguna me daba opciones para hablar con un ejecutivo.

Ni el de Atención a Clientes, vía telefónica, fue de ayuda. Esto debido a que siempre me decía que no contaba con crédito. Las únicas opciones que me daban era “Como puedes adquirir tiempo aire” y “Descubre nuestras promociones”.

Eso no ayuda en nada cuando necesitas ayuda para aclarar algo que no está en línea.

Finalmente, pude hacer contacto con alguien mediante el Chat en Línea. Que está bastante oculto.

Después de evitar cuatro veces que me mandaran de nuevo a un Centro de Atención, quien me atendió me resolvió mis dudas.

No lo culpo, tienen protocolos y seguramente buscaban deshacerse de mí pensando que era algo simple. Que lo terminó siendo, pero no era tan evidente hasta poner todas las piezas juntas.

Hay muchas cosas que se pueden mejorar.

Pero hasta este momento, incluso las cosas van con calma. He escuchado buenas cosas de ellos y es justo que les dé la oportunidad.

Al menos, en este momento… no me han llenado de publicidad. Eso ya es ganancia.

Actualización sobre el cambio de compañía

Desde el pasado sábado 28 de octubre, comencé a recibir llamadas del 9992421316 durante horas de la mañana o tarde. Cuando finalmente logré contestar una de ellas, es que me dicen que se trata de Telcel y que tenían una oferta en prepago.

Yo amablemente decliné, ya que me acabo de cambiar de compañía.

Sin embargo las llamadas no pararon. Hasta el lunes 30 de Octubre de 2017, ya me habían marcado un total de 11 veces.

Veremos que sucede el martes, pero si esto continua… tendré entonces que hacer algo al respecto.

EDIT: El lunes 30 de octubre fue el último día en que estuvieron marcando. Al menos ya desistieron, por ahora.

Cambiando de Telcel a AT&T: Experiencias
4.2 (84%) 5 votes

Este es mi alter ego, el resultado de muchas experiencias, como experimentos en la red. Escribo por placer sobre varias cosas, incluyendo Videojuegos, Internet, Diseño Web, Programación y Seguridad.