Finalmente sucedió. Llegó el día en el cual mi antiguo teléfono, un Samsung Galaxy S3, simplemente ya no daría más. Junto con él, me di a la tarea de buscar un remplazo y termine de una manera u otra con AT&T. Esta es mi experiencia.

Leer más