La contienda de la elección presidencial está a todo lo que da. Pero esta vez, en lo que a mi respecta, sigue sin haber una opción con la cual realmente me identifique.

Y no soy al único que le sucede.

Es que, cuando veo a los candidatos de esta elección, no encuentro a ninguno que simplemente me convenza.

Yo entiendo que hay muchos que ya tienen bien marcada su decisión. Ya sea por frustración, tradición o incluso rebeldía. Ello es aceptable, pero hay quienes simplemente no hemos tomado la decisión.

Y no hablo de colores o personas. Hablo de propuestas e incluso de ideologías y moral.

¿Qué tenemos en esta Elección Presidencial?

Hablar a fondo de los candidatos seria bueno. Pero no quiero hacer esto con una entrada en un blog personal. Pero lo que si quiero es el mencionar que me hace sentirme como me siento sobre esta elección.

Digo, como muchos igual piensan, es la elección del menos peor.

¿Qué hay de Meade?

Por ejemplo, uno de los que descarte primero fue a Meade del PRI. Votar por él, sería el legitimar lo que Javier Duarte y Roberto Borge han hecho en Veracruz y Quintana Roo respectivamente. Significa decirle sí de nuevo a robos millonario.

Peor aún, implica el legitimar lo que sucedió en Veracruz cuando se le dio agua destilada a niños en vez de quimioterapias. Por simple moral no puedo votar por esta persona o partido.

Aún recuerdo que al principio de su campaña, Meade indicaba que buscaría hacer valer el estado de derecho. Era el mensaje correcto pero de la fuente incorrecta.

Personalmente pienso que el combatir abiertamente la impunidad es el camino correcto para combatir muchos de los problemas del país. El hacer que la delincuencia deje de ser tan rentable es parte de la solución, junto con oportunidades reales.

Sin embargo, el mensaje era perverso en su origen. Por lo que ya mencione al principio.

¿Qué pasa con el Bronco?

De acuerdo a lo que me han comentado del Bronco, el es una especie de Batman de Nuevo León. Es alguien que ha sufrido la delincuencia organizada de primera mano. Es alguien que sabe la magnitud real del problema.

El problema no le es algo lejano, como con los otros tres.

Tengo entendido que la gente de Nuevo León reconoce su trabajo. Pero no votarían por el para Presidente. Y el dio una clara muestra de por que no en el primer debate, además del segundo.

El Bronco es alguien que se ha forjado con lo duro de la vida, es de rancho y con propuestas como mocharle manos a los delincuentes lo demuestra. Claro, esto puede hacer clic con muchos… en especial quienes ya están cansados de la inseguridad. En quienes prefieren hacerse justicia por propia mano.

Pero no es la forma de hacer las cosas. Es lo descarta para mi por completo.

Obviamente él es el personaje pintoresco de esta elección presidencial. De la misma forma que Quadri lo fue en la pasada. Su participación no pasará a más. En especial por que parece estar no muy bien informado en muchos temas importantes. Le hace falta algunos asesores que si tienen los demás.

¿Es Anaya una opción?

Anaya es el más joven de los candidatos presidenciales. Y por ende se aprovechan de ello. Muy al principio, entre sus propuestas, estaban la del Ingreso Único Universal. Esta hubiera sido algo sui generis en México. En donde normalmente estamos a merced de la pobreza cuando perdemos un empleo.

Es algo que se ha estado implementando en algunos países europeos.

Algunas de sus ideas iban más de acorde a las necesidades modernas. Sin embargo, los intereses más altos han hecho de que cambie el discurso. Lo cual simplemente lo ha hecho uno más del montón. Pálido. Gris. Si atractivo alguno como candidato. Claro, aparte de ser de una nueva generación. Pero eso es poco.

Además, para su desgracia, llegaron las acusaciones por lavado de dinero desde España. Lo cual simplemente terminó por opacar más a un candidato que, en mi opinión, no terminó por cuajar.

Agregado al hecho de que es ajeno a los problemas cotidianos del país. Pero esa es otra historia.

¿Y AMLO apá?

Hay que aceptar que AMLO va a la delantera en las encuestas de la elección presidencial. Y personalmente creo que no es por casualidad.

Se tiene que entender que AMLO ha sido en donde han terminado por caer todos aquellos que ya están más que cansados de las otras alternativas. Se ha vuelto la respuesta para quienes buscan una respuesta, un cambio. A pesar de que en su momento se ha dicho de que es un peligro para México.

Después de todo, muchos ya no tienen nada que perder. Muchos de mi generación, además de los más jóvenes, luchan por tener algo que es prácticamente inalcanzable. Es por ello que un cambio en los paradigmas se vuelve atractivo. Arriesgar para ganar, como dirían algunos.

Si bien este candidato no me convence en muchas cosas… debo decir que sus planes de de-centralización son interesantes. Al menos en México, dependemos mucho de la Ciudad de México. Del centro del país, para todo. Eso es algo que debe de cambiar si se quiere que el país crezca.

Por supuesto, hay otras cosas que no me convencen del todo. En especial me preocupa el fanatismo que se ha generado alrededor de esta figura, la cual no tolera la critica en lo más mínimo. Cuando la critica es parte necesaria para el crecimiento como persona y del pais.

Ya veremos que sucede. Salvo que algo extraordinario suceda.

Pensamientos sobre la Elección Presidencial del 2018

La contienda en busca del próximo presidente es… algo especial en este caso. Anteriormente al menos sentía más empatía por uno u otro candidato. En esta ocasión… no hay tal conexión y todos parecen tener un pero. Por diferentes causas.

No me siento convencido por ninguno de ellos.

Además, es una pena de que la única mujer, Margarita; se haya bajado de la contienda. Aunque también se entiende ya que tenia nulas posibilidades. Prefirió retirarse ahora, sabiéndolo y así ahorrarle tiempo y dinero a los suyos. Lo cual es, de cierta forma, positivo.

Pero en lo que llega el tercer debate, que se realizará en Mérida Yucatán, buscaré analizar de forma más concisa cada propuesta. Al menos para elegir al menos peor.

Por que, si la vida y la situación me lo permite, iré a votar este 1ro de Julio. Ya que es importante el ejercer ese derecho en la elección presidencial. Aunque no haya alguno que se se amolde a lo que varios buscamos.

Muchos dirán que hay que votar nulo. Yo opino diferente. Es mejor ir a votar y elegir. Al menos estar ahí presente.

Mientras más mexicanos participemos, mejor.

PD: Los comentarios en esta entrada han sido desactivados, por lo espinoso del tema. Además para evitar cualquier batalla campal.