La cámara de diputados aprobó recientemente que la Secretaría de Gobernación regule la clasificación de los videojuegos en México. Con la cual se buscará evitar que los menores de edad adquieran juegos para adultos.

Entre algunas de las cosas aprobadas, está la implementación de un nuevo sistema de clasificación. Además de esto, se impondrán multas a quienes le vendan juegos para adultos a los menores de edad. Al igual para quienes se los renten.

Otro de los cambios es que se requeriría el mostrar una credencial de elector. Esto cuando se quieran comprar juegos con rating para adultos. Como lo son Gear of Wars o similares.

Los nuevos ratings en méxico serán los siguientes:

  • AA: Para todas las edades y no contienen ningún tipo de violencia.
  • A+7: Aptos para niños de 7 años en adelante
  • B+12: Aptos para adolescentes de 12 años en adelante
  • B+16: Para adolescentes de 16 años en adelante
  • C y D: Para mayores de edad. Pueden contener violencia extrema, escenas de sexo o consumo de drogas.

Los videojuegos de las clasificaciones A+7 a B+16 solo podrán de ser vendidos o rentados a un menor de edad en compañía de un adulto.

¿Qué significa la implementación de esta clasificación de los videojuegos en México?

No estoy tan seguro que los números que aporten sean los correctos… pero bueno.

Esta nueva clasificación significa que todos los juegos que se vendan o renten en México deberán de tener nuevos indicadores. Para quienes ya consumimos estos videojuegos, no será un gran cambio ya que las caratulas ya traen el sistema de rating americano.

Esto seguro será subsanado fácilmente con pegatinas sobre los juegos nuevos. Sin necesidad de crear caratulas nuevas para méxico. Aunque podría generar costos adicionales. Costos que terminarán pagando los consumidores.

Quienes se verán más afectados con esto serán los menores de edad. En especial quienes acceden ilegalmente a juegos populares como Grand Theft Auto.

Los popularmente conocidos como Niños Rata.

Si bien esta nueva regulación tiene como meta el restringir el acceso de los menores a juegos no propios para ellos, solo cubre un aspecto.

Algo similar sucede con las series o peliculas animadas. Se cuenta también con clasificaciones, pero muchas veces se ignoran intencionalmente. En especial por los padres.

Es parte de un problema cultural más que de legislación.

Hay que educar sobre la clasificación de los videojuegos en México

Como sucede con las películas o las series. Todo videojuego trae consigo una clasificación. Aunque sea la de los americanos.

Lo podemos ver incluso en las tiendas en línea de las consolas, como la Playstation Store. Dichos controles ya existen.

El problema central está en el hecho de que los padres ven a los videojuegos como nanas. De la misma forma que la Televisión y al Celular. Los padres delegan esa responsabilidad.

Me ha pasado con familiares, que dejan que sus hijos jueguen cualquier cosa en el celular. Con tal de que no los molesten.

Además ven a los videojuegos como ese nintendo. Algo que era solo para niños, como en los años 80’s y 90’s.

Algo que hace mucho cambio.

Sin embargo, la historia es muy diferente entre quienes crecimos jugando videojuegos. Ya que sabemos hoy en día que hay de todo y para todos.

Pero siempre están aquellos que no restan atención a los pequeños detalles, como la clasificación.

Por lo cual siento que es necesario también el crear una campaña para educar.

En especial porque muchas personas se quejarán. Esto al no poder comprarle el Grand Theft Auto, o cualquier otro juego violento de moda, a su hijo.

Supongo que para algunos podrá ser un duro golpe de realidad.

Conclusiones sobre la clasificación de los videojuegos en México

Se avecinan tiempos difíciles para quienes disfrutamos de jugar. En especial si las nuevas clasificaciones causan que los precios se disparen.

Pero a la vez puede ser positivo. En especial si se combaten estigmas sociales muy arraigadas.

Una verdadera conciencia de que los culpables no son los videojuegos. De que debe haber una responsabilidad compartida con los padres. Quienes deben saber que juegan sus hijos.

Ya que hace muchos años de que los nintendos ya no son solo nintendos.

Mientras no contemos con una censura descarada en los productos destinados para los adultos, estaremos bien. Ya que ese tipo de soluciones solo traen más problemas.

Por que al final, ¿De quién es la culpa?. ¿De quien desarrolla un juego? ¿O del padre? Que quien para que el niño no moleste, le compra un nintendo para que este callado.

Esto se trata de responsabilidad compartida. Como cuando tuve que advertir a mi familiar de que no todos los juegos son para niños.

Ahí radica el principal problema en méxico. Un problema que podría tomar años combatir.